La Boutique de las Carnes

Revista Buen Gusto

1 de febrero 2022

Ricardo Correa

Este año inició con pie derecho para La Boutique de las Carnes, que no solo inauguró un imponente restauraurante en Chía, de 540 metros cuadrados y con capacidad para 200 personas, sino que también renovó su menú, con una propuesta muy actual y en sintonía con las tendencias globales.


Esta apertura significó una serie de decisiones y riesgos. Dos años atrás, en medio de la incertidumbre del inicio de la pandemia, era impensable dar un salto de esta naturaleza. El camino, desde entonces, implicó no solo multiplicar esfuerzos por parte de todo el equipo de trabajo, asumir nuevos roles, abrirse a nuevos aprendizajes, sino también seguir apostando por el producto como el eje del sostenimiento y, posterior crecimiento de la marca.


Podría ser la historia de un experimentado grupo restaurador. Pero, a decir verdad, el fundador de La Boutique de las Carnes, más que un restaurador, se considera un carnicero.


Precisamente, apalancado en su genuino interés por la preservación de las buenas prácticas de ganadería, comercialización y preparación de productos cárnicos, Felipe Luque no solo supo pilotear la crisis que puso en jaque al sector gastronómico, sino que también logró expandir exitosamente su modelo de negocio.


Y es que La Boutique de las Carnes, que surgió en 2008 como un poyecto pionero en el expendio de carnes Premium en Bogotá, ha involucrado desde entonces buenas prácticas de ganadería sostenible, interés por el bienestar animal, producción saludable y optimización del consumo completo del animal.


La experiencia gastronómica, por tanto, es el resultado de todo un desarrollo, que involucra diferentes procesos desde el origen. Los puntos de venta son un reflejo de todo ese trabajo. Allí, todo gira en torno a la carnes y a la cultura que rodea el universo parrillero.


Asegura Luque que quien compre o consuma un producto en La Boutique de las Carnes da por sentado que está comprando o consumiendo productos provenientes de una ganadería 100% de manera natural, criada a campo abierto y sin uso de anabólicos ni hormonas de crecimiento.


Chía, la nueva apuesta

Sobre el kilómetro 2 vía Cajicá – Chía acaba de abrir el tercer establecimiento de La Boutique de las Carnes, su proyecto más ambicioso hasta ahora.


En su primer piso está el restaurante, que cuenta con distintos ambientes, terrazas y espacios abiertos. La madera, el hierro y el ladrillo le dan ese toque rústico, que evoca al campo y a la tierra. La barra, articuladora del lugar, se impone y comunica que allí se han esmerado por crear una oferta de bebidas sobresaliente.


Por cierto, además de vinos y cervezas, es posible encontrar una selecta variedad de whiskys en blended, single malts y bourbon, y una coctelería creada especialmente para acompañar a la perfección algunos de los platos de la casa.


El segundo piso es una carnicería y tienda especializada, abastecida de alimentos cárnicos frescos, e implementos como cuchillos, tablas, delantales, souvenirs, y hasta barbeques marca Weber, con toda su línea de accesorios.


La amplia oferta de productos de res, entre los que se destacan sus hamburguesas, se complementa con diferentes cortes de cordero, cabro, pollo y cerdo, igualmente criados por productores colombianos en óptimas condiciones de cría y bienestar animal.


De la granja a la mesa

La renovación del menú comenzó a trabajarse en simultánea con el proyecto del montaje de la nueva butique de Chía, buscando potenciar lo que se tenía y ampliar la propuesta.

Desde las raciones, sus platos diseñados para compartir y acompañar con una caña de cerveza, hay diferentes opciones que proponen un viaje por diferentes gastronomías del mundo; como los taquitos de rabo de toro, la provoleta de queso paipa, o tradicional el mac & cheese.

Como era de esperarse, los fuertes comprenden desde los tradicionales cortes al estilo argentino, hasta cortes americanos, como el tomahawk o el New York Steak, sin dejar de lado unas (increíbles) costillas de cerdo St. Louis, cocidas durante 12 horas y bañandas en salsa BBQ de la casa.


Desde una mirada más amplia, el nuevo menú le da valor a las nuevas tendencias, incluyendo varias preparaciones para vegetarianos. Ejemplo de ello es su (muy recomendable) dip cremoso de espinaca y queso gratinado, acompañado de totopos; su hamburguguesa de portobelo, o su alcachofa a la parrilla.


Gabriel Ferrero, chef ejecutivo del restaurante, explica que hay varios platos que implican el uso de técnicas de diferentes lugares del mundo, que surgen de su pasión por los viajes y poder encontrar en ellos inspiración tras entender cómo se relacionan las diferentes culturas con la comida.


Sin ser una cocina fusión, la carta comprende ciertos guiños a las cuatro cocinas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: la francesa, la mexicana, la meditarránea y la japonesa.


Y , aunque pueda sonar pretencioso, el resultado es una propuesta honesta y convincente, muy acorde a lo que busca transmitir la marca y sin perder el propósito de hacerle oda a la carne y a los productos frescos naturales.

Bogotá: calle 78 # 12 -59 y carrera 14 # 97 – 62 Chía: km 2 vía, Cajicá – Chía @laboutiquedelascarnes

Artículo Original: https://www.buengusto.co/la-boutique-de-las-carnes/

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo